Rocío Cáliz: Un agujero en la media

Por: Israel (Talo) Ramírez Hernández

¿Cuánto es el tiempo de vida de la ropa? ¿Alguna vez te lo haz preguntado? ¿Y por qué nos debe interesar ese tema? En la entrevista que realizamos a Rocío Cáliz, fundadora de Reco Deco «thrift shop», aprendemos el por qué esto es muy relevante para nosotros y el mundo entero.

La viste primero en la tienda, luego tu lavadora le dio un lavado. Le diste la vuelta por varios lugares y caminaste por tu casa con ellas puestas. Cuando te las quitaste sentiste que por fin respiraba tu pie y unas marcas rojas evidencian que estuvieron aferradas a tus piernas y los pequeños trazos de algodón dentro de tus uñas mostraban las caricias que le dieron a tus dedos. Las alzaste al nivel de tu vista, viste que estaban sucias, con un poco de tierra y quizás con uno que otro hilo suelto. Nunca te quedaste observándolas más allá del tiempo necesario para ponértelas en cada pie, tampoco necesitaste sentirlas con las manos, ni apreciarlas bien antes de ponerte los zapatos. Sabías que estaban ahí abajo: acariciando tus dedos y aferrándose afectivamente a tus pies. Un día te las pusiste, como de costumbre, y sentiste una sensación rara, como un frío cuando no podías cubrirte completamente con la sábana por la noche. Entonces lo viste. Un agujero en la media que dejaba al descubierto tu dedo gordo. Te molestó… ¡Qué retraso! Te las quitaste, las sustituiste y las botaste a la basura. Y así esa media que había caminado contigo todo ese tiempo se volvió dispensable, inservible… un estorbo. Continuaste tu vida rutinaria como de costumbre, quizás te compraste un helado en esa tarde seca de verano y, mientras enfriabas tu paladar, el otro par se lamía el sudor que a tus pies comenzaba a bajar.

Así nada más, otra vez el ciclo se volvía a repetir y como nos comentó Rocío Cáliz en entrevista: la historia de esa pieza llega a su fin, cuando pudo haber tenido más tiempo para vivir.

Rocío Cáliz fundó Reco Deco en 2020. Esto una tienda de ropa de segunda mano en línea — popularmente conocidas como «thrift shops» — , en donde se dedica a extender el tiempo de vida de las piezas que le llegan a sus manos. A través de esta plataforma Rocío tiene la oportunidad de jugar — entretener a su niña interior — y contar historias que la identifiquen y hagan sentir más cómoda. Anteriormente a la creación de su tienda, Rocío colaboraba y donaba a otras «thrift shops» en Puerto Rico, pero cuando llegó el golpe pandémico al archipiélago, se vio impedida de poder llegar a los municipios del área oeste de la isla en donde mayormente participaba. Esto, en lugar de detenerla, le abrió una puerta para que estableciera su propia plataforma.

Instagram de Reco Deco thrift shop

La llamó Reco Deco. Este nombre sale del deseo de aludir a un espacio pequeño que no impusiera una rigurosidad excesiva y le diera mayor libertad. También deseaba que tuviera unos aspectos criollos, por cuestiones de orgullo borincano y esto le llevó a una palabra de su argot familiar: «Recoveco». Esta palabra en su familia significa «espacio pequeño». Con esto en mente, Rocío decidió jugar con las letras hasta que llegó al término de Reco Deco, el cual le es muy conveniente al momento de realizar su «branding».

Una vez ya decidido el nombre, Rocío estableció una metodología de clasificación con la que podría organizar las donaciones que recibe y también le ayuda a asesorar cuáles piezas le muestran promesa de transformación y/o ganancia. Haciendo envíos a Puerto Rico, Estados Unidos y disponible a destinos internacionales, Rocío desarrolló cuatro categorías principales:

Venta: Son todos aquellos artículos, productos y piezas que acepta para modelar y revender sin hacer ningún tipo de transformación a estos.

Gratuito: Son aquellos artículos que tampoco transformará, pero si hará disponible al cliente de manera gratuita y únicamente pidiendo el costo del envío.

Transformación: Son los artículos en los que ella ve promesa o posibilidad de mejora — como telas manchadas o decoloradas, con agujeros, deformadas, descocidas, etc. — y luego de transformarlos, son expuestos al público y disponibles a la venta. Ella también recurre a la colaboración de artistes que se dedican al «tie dye» para brindar mayor variedad a sus clientes.

Donación: Aquellos artículos que no encajen con la estética que tiene designada para su tienda o que simplemente no le inspiren son donados a otras «thrift shops» para que puedan ser aprovechadas y su tiempo de vida se expanda.

Bolsas para envíos compostables

Dentro de sus tendencias filantrópicas, Rocío se ha establecido como pro-ambiente. Además de su diversa lista de materiales reusables y reciclables como el papel de estraza, bolsas de tiendas, «stickers» , hilos, cintas adhesivas, palillos chinos y paletas de madera, entre otras cosas— los cuales utiliza para transformar o innovar sus piezas — igualmente se ha comprometido a que sus empaques serán biodegradables, compostables o reciclables. A excepción de todo lo demás en su tienda, lo único que no es producido o alterado por ella son sus bolsas o empaques compostables. Su profunda y gran pasión, compromiso y entrega en favor de la conservación del planeta la han llevado a desarrollar una filosofía en donde considera que no solo es el producto, sino también el cómo te llega el producto lo que debe reflejar su carácter y sus ideales. Para Rocío no se limita a una opción el preservar saludable a nuestro planeta. Esto es un deber y necesidad esencial para ella y amerita todo esfuerzo posible para ser logrado.

En entrevista, Rocío compartió que su idea de emprendimiento no se limitaba simplemente al aspecto económico. De hecho, es todo lo contrario. Ella ve su tienda en planos más filosóficos y filantrópicos. Y es que, si bien es cierto que se puede lucrar de su negocio, de la misma manera aporta a lo que se conoce como «slow fashion». En el mundo de la moda existen dos ramas principales e importantes que resumen el sistema de producción. La primera es el «fast fashion» o moda rápida, que es una constante producción para suplir la demanda de productos «trending». El problema con esta es que una vez acabado el «trend» se desecha la pieza — ignorando la vida que todavía contiene — y crea más desechos. Otra de las razones por las que Rocío hace la batalla para evitar el «fast fashion» se porque crea explotación laboral y afecta a la dignidad de los y las trabajadores/as en países subdesarrollados. Por otro lado, apoyar al «slow fashion» radica en la reutilización de piezas y esto ayuda a detener los consumos excesivos del «fast fashion».

Te preguntarás: ¿Entonces el mundo se volverá un caos porque boté la media con un agujero? La respuesta es que, como todo en la vida, de pequeños esfuerzos se va fortaleciendo una base para un cambio mayor. Hoy puedes comenzar manteniendo esa media con un agujero. ¡Imagina lo creativa y cool que se verá si la remiendas con un hilo distinto o le añades una tela con un patrón diferente! Síguela en sus redes sociales @recodeco.thrift para que su contenido tenga mayor alcance, conoce los servicios que provee o dona la ropa que no usarás para que pueda continuar obrando en favor del planeta. Verás que cool se siente estar a la moda y aportar a salvar al planeta a la misma vez.

Rocío Cáliz modelando una de sus piezas